Publicidad

Alemania ¿fin del motor de Europa?

euro rotoMientras Alemania iba tirando del carro de Europa, al igual que otro de los pesos pesados de la zona, como Francia, las políticas monetarias y económicas de la Eurozona parecían estar marcadas por su situación y no por la de los países que iban a la cola.

Ahora que la Unión Europea parece haber ralentizado la recuperación, los datos de la economía Alemana y sus medidas empiezan a ser cuestionadas por la situación actual en la que se encuentra el Euro, que viene marcando una tendencia a la baja como no pasaba desde hacía dos años, en plena recesión, no sólo en el Viejo Continente sino en prácticamente todo el mundo.

Con los datos publicados relativos a la producción, que ha sufrido una considerable bajada en el país alemán, parece que la política de buscar más demanda entre los países miembros pero menos exportaciones no termina de convencer a los que en su día lo ensalzaron.

Además, a eso hay que sumar la convicción que tenía la reina europea en lo que respecta a las políticas de ahorro, que han supuesto que ha habido menos dinero en circulación del que, según los expertos que hoy hacen el estudio, debería.

La Eurozona ha tenido muchas diferencias entre unos países y otros. Para empezar, con el colapso griego y los rescates a países como Irlanda o Portugal y las políticas que tuvieron que poner en marcha en el campo económico, parece que empiezan a pasar finalmente factura a la moneda comunitaria en comparación con otras como el dólar americano o la libra esterlina.

Además de todo esto, observadores, entre los que se encuentran y expertos como Versus Wealth Management, están pendientes de las últimas tendencias políticas que sacuden a los países de la zona euro. Los nuevos partidos emergentes, que difieren totalmente de las políticas marcadas desde el Banco Central Europeo, apuestan por una vuelta a la nacionalización de las decisiones, haciendo que en próximas elecciones puedan cambiar las tendencias.

También a todo esto hay que sumar una realidad social donde el paro sigue azotando a los países, donde la población sigue envejeciendo frente a una baja natalidad, en la que el gasto familiar se ve mermado por lo que pueda venir… ¿Es el caso de Alemania lo que nos encontraremos en el resto de países en unos meses?

Pero que no cunda tampoco el pesimismo, el hecho de que la moneda esté devaluada, también ayuda a que pueda incrementarse el consumo y, con moneda en circulación y una mayor competitividad de los productos que se exportan, esto puede cambiar de nuevo en cualquier momento, volviendo a situar la moneda comunitaria a la altura de otras divisas. Habrá que esperar estos últimos meses para terminar el balance anual.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *